Buscador

 
Candeleda
 
 ImprimirEnviar a un amigo
 

Candeleda
Comarca: Valle del Tiétar
Extensión: 213 km2
Habitantes: 5213
Altitud: 428 m.
Dist. a Ávila: 101 km.
Gentilicio: Candeledano
Dir.: Plaza Mayor, 1 C.P.:05480
Tel.: 920380001
Visita nuestra web Visita nuestra web
Ávila Azul
 
Consumo energético bruto MWh/hab-año: 17,51
Emisiones brutas de CO2 t CO2 eq/año-hab: 6,18
Producción de energías renovables MWh/año-hab: 1,43
Emisiones netas de CO2. kgCO2/hab-año: 5,27
Candeleda tiene más 5.200 habitantes y su término municipal, el más extenso de la provincia, que comparte con la localidad de El Raso, limita con las comunidades de Castilla La Mancha y Extremadura.
Descripciテウn ampliada
Candeleda se encuentra en la vertiente meridional de Gredos, a los pies del Almanzor, la portilla Bermeja, el Casquerazo, los Hermanitos, el risco de la Ventana.

De las cumbres se despeña el agua formando las gargantas Lóbrega, Blanca, Santa María, Chilla y Alardos, de aguas puras y cristalinas, que desembocan en el río Tiétar, que se embalsa aquí en el pantano del Rosarito.

La exposición al mediodía y la diferencia de altitud entre el emplazamiento del pueblo y los picos de Gredos produce una rica y variada vegetación.

Sus restos arqueológicos y sus monumentos dan testimonio de la rica e interesante historia del territorio.

Teléfonos de interés
 
Ayuntamiento de Candeleda
Plaza Mayor, 1
Tel.: 920380001 de lunes a viernes de 8 a 15 h

Información turística
Centro de recepción de visitantes en la Carretera de Oropesa
Tel.: 920380829

Casa de las Flores
Calle Umbría 2
Tel.: 920380032

Policía Local
Oficina en Calle Nueva,1
Tel.: 670380000

Biblioteca municipal de Candeleda
C/ Camilo José Cela s/n
Tel.: 920381164
Biblioteca infantil
2ª PLANTA de 16.30 a 19.30

Estación de autobuses
Ronda José Mª Monforte
Tel.: 920380825

Casa de la Judería
Calle Amargura 14
Tel.: 920380032

Guardia civil
Tel.: 920382196

Centro de salud
Tel.: 920380197
Dテウnde comer
Restaurante Asador Los Carretero, Candeleda
Restaurante Asador Los Carretero
Especializado en asados con productos de la tierra. 
ver mテ。s
Restaurante Los Castaテアuelos
Especializado en cabrito de la zona. 
ver mテ。s
Restaurante Majavenero
Restaurante Majavenero
Especializado en platos de la zona con un toque especial. 
ver mテ。s
Hotel Alardos de San Juan
Su restaurante está especializado en comida tradicional: croquetas de jamón, conejo al ajillo, toda clase de platos típicos y carnes, cabrito, cochinillo y ternera de la región. 
ver mテ。s
Restaurante El Rodeo
Especializado en carnes de la zona: cochinillo, cabrito y cordero.
ver mテ。s
Dテウnde dormir
Hotel Nabia SPA
El Hotel Nabia, situado a 6 km de Cadeleda, ofrece magníficas vistas al valle del Tiétar y a las montañas de la Sierra de Gredos. Cuenta con una piscina al aire libre de temporada, Wi-Fi gratuita y aparcamiento gratuito.Las...
ver mテ。s
C.T.R. La Josa
CTR La Josa
Antiguo Sequero de Pimientos para la elaboración de pimentón, el castaño, el roble y la piedra componen la base fundamental de su construcción.En él se hayan las zonas comunes, comedor y sala de estar, ambos con...
ver mテ。s
Hostal Rural Lunaposada - Entrada
Hostal Rural Posada Luna
Capacidad de 2 a 10 plazas.Alquiler por habitaciones o completo ; situada en el casco antiguo del pueblo a un paso del campo.Data del año 1890,cuando ademas de la casa existió una fragua y bodega.Ha sido rehabilitada y convertida en...
ver mテ。s
Posada Albarea (Candeleda)
Posada Albarea
Lo más importante a destacar en Posada Albarea es la limpieza, muchos de nuestros clientes nos felicitan por esta cuestión.En Posada Albarea estamos preocupados por el detalle y procuramos hacer su estancia lo más agradable...
ver mテ。s
La Sayuela - Cartel
La Sayuela
La Sayuela® tiene dos salones uno en planta baja común para todos con chimenea, zona de estar con TV, DVD, HI-FI etc. Un comedor y otro salón de Juegos en la planta superior de uso exclusivo para adultos con biblioteca, juegos de...
ver mテ。s
Posada El Rincón de Alardos - Habitación
Posada Rincテウn de Alardos
La Posada Rincon de Alardos se encuentra en una finca de 28.000m2 en la falda Sur de la Sierra de Gredos, en el Valle del Tietar, con maravillosas vistas a la Sierra de Gredos y al Valle de la Vera, y disfruta del microclima de Candeleda que ofrece...
ver mテ。s
CTR Los Chozos de Tejea, El Raso (Candeleda)
CTR Los Chozos de Tejea
Situada en una preciosa finca arbolada y al amparo de la Sierra de Gredos, con magnificas vistas a la Sierra y al Valle del Tietar. Se trata de una zona con un peculiar microclima gracias al cual disfrutamos de suaves inviernos y frescos veranos.El...
ver mテ。s
Hotel Alardos de San Juan
Su restaurante está especializado en comida tradicional: croquetas de jamón, conejo al ajillo, toda clase de platos típicos y carnes, cabrito, cochinillo y ternera de la región. 
ver mテ。s
Casa Rural Las Atalayas I y II, El Raso (Candeleda)
Casa Rural Las Atalayas I y II
Situada en una preciosa finca arbolada y al amparo de la Sierra de Gredos, con magnificas vistas a la Sierra y al Valle del Tietar.Se trata de una zona con un peculiar microclima gracias al cual disfrutamos de suaves inviernos y frescos...
ver mテ。s
Casa Rural La Sayuela I
Casa Rural La Sayuela I
®LA SAYUELA 1 es una casa rural de Alquiler Completo.Alojamientos en plena Sierra de Gredos y Junto al Parque Regional, situados en una amplia finca que hemos dedicado en gran parte a jardines, para el ocio y disfrute de todos nuestros...
ver mテ。s
Casa Rural Luna - Entrada
Casa Rural Luna
Capacidad de 2 a 5 plazasAlquiler completo; en el campo a un paso del pueblo.Antiguo secadero de tabaco rehabilitado, manteniendo su estructura original.Situado a 1.5 km. del centro del pueblo de Candelada.La casa rural consta de:Una...
ver mテ。s
Hostal La Pastora - Fachada - Entorno
Hostal La Pastora
ver mテ。s
Hostal Rural Luna - Recepción
Hostal Rural Luna
Capacidad de 2 a 10 plazas.Alquiler por habitaciones o completo ; en el casco antiguo del pueblo a un paso del campo.Hotelito rural,familiar,situado en la conocida Plaza del Castillo,centro neurálgico del pueblo y comienzo del casco...
ver mテ。s
Hostal Puente de los Riveros
ver mテ。s
Logo el Mirlo Blanco
C.T.R. El Mirlo Blanco
ver mテ。s
Albergue La Colonia de Gredos (Candeleda)
La Colonia de Gredos
La Colonia de Gredos es un albergue en plena naturaleza, abierto durante todo el año, con modernas instalaciones disponibles para la realización de Aulas de Medio Ambiente y actividades de tiempo libre.
ver mテ。s
Hostal Los Castaテアuelos
ver mテ。s
Hotel Rural Ropino
ver mテ。s
Casa Rural El Higueral de la Sayuela (Candeleda)
El Higueral de la Sayuela
Este establecimiento está especializado para familias con niños, parejas y grupos para alquilar todos los alojamientos.El Higueral de la Sayuela consta de 7 casas rurales y apartaments turisticos . Está situada en la cara sur de ...
ver mテ。s
Turismo Activo
Campo de Golf de Candeleda
Campo de Golf de Candeleda
El club de Golf Candeleda está situado en el Valle del Tiétar, a unos 400 m sobre el nivel del mar, abrazado por el Almanzor al norte, bañado por el pantano de El Rosarito y envuelto por el calor y el colorido de unas tierras que conocidas como la “Andalucía de Ávila” van a sorprender a sus visitante, les van a atrapar y seducir con sus muchos encantos tanto en el ámbito deportivo como de ocio y relax.
ver mテ。s
Naturaleza
NATURALEZA
  • El puerto de Candeleda atraviesa la sierra de Gredos a una altitud de 2.018 metros y salva la garganta Lóbrega, cerca de la confluencia con la garganta Blanca, por un puente que llaman la puente del Puerto.
  • El centro de la naturaleza en el vado de los Fresnos permite contemplar la fauna y la flora representativa de la Sierra de Gredos y del valle del Tiétar.
 
ZONAS DE BAÑO
  • Charcos y piscinas naturales en La Garganta de Santa María ("El Charco Carreras", y "El Charco Palomas"), y en El Puente de Los Riveros en El Raso.
  • Piscina Pública del Camping Municipal.
 
ZONAS DEportivas
  • Campo de golf "El Manchón".
  • Camino para bicicleta del Lomo, aproximadamente 1km.
  • Hípica: La Peña del Toro, El Carmen y Adin.
  • Refugio de montaña de La Albarea.
  • Parapente: www.elrasoparapente.com
 
RUTAS
  • SL 1: Ruta de Las Tejoneras al Observatorio de Aves.
  • SL 2: Subida por la Trocha Real y Bajada por la Ruta de los Pescadores.
  • SL 3: La Garganta Lóbrega.
  • SL 4: Puerto de Candeleda.
  • SL 5: Al Refugio de La Albarea y La Majada del Nogal bajado por la Trocha del Tío Ruperto.
  • SL 6: A Los Pozos del Tío Ruperto.
  • SL 7: Ruta Vetones y Pastores.
  • SL 8: Ruta a Braguilla Cimera, Peña Escrita y El Jornillo.
  • SL 9: Ruta a los Chozos del Tío Domingo.
  • SL 10: Ruta a los Hermanitos de Tejea.
  • SL 11: Ruta a La Canal del Durazno.
  • SL: 12: Subida al Almanzor.
Arte y Cultura
Monumentos
  • La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción es una construcción del gótico rural de finales del S. XV, de tres naves y capilla mayor poligonal. Destaca en su interior el Retablo Mayor de 1570, un interesante y singular Retablo en Cerámica de Talavera de 1540 en que predominan los colores blanco, azul, amarillo y verde, y la Reja de Forja de la Capilla de San Antonio del S.XVI. La Iglesia fue declarada Bien de Interés Cultural en 1991.
  • El Rollo de jurisdicción: es el símbolo de la jurisdicción civil y criminal concedida en 1393 a Candeleda con la condición de villazgo por el rey Enrique III. Cuenta con la inscripción en el S.XV del escudo de armas de la Casa de Los Condes de Miranda.
    Está emplazado, junto con la ermita de San Blas, en el pequeño parque descansadero de la Mesta.
  • La ermita de San Blas se encuentra en el parque de la Mesta.
    Se la conoce también con el nombre de Cristo de la Cañada, pero en ella se venera a San Blas, patrono de Candeleda y abogado contra las afecciones de garganta. En ella, los pastores se encomendaban para pasar con bien el Puerto de Candeleda durante la trashumancia.
  • El Antiguo Hospital, construcción del S.XV-XVI, con una fachada soberbia de cantería, con un saliente en la parte más alta.
  • El santuario de la Virgen de Chilla se encuentra ubicado en una zona de frondosa vegetación, a unos 7km de Candeleda, en un paraje pintoresco, rodeado de robles, y con una formidable vista panorámica.
    Su edificación data del S.XVI-XVII, y en su interior se narra en paneles de cerámica el milagro de la Virgen. La Romería se celebra el 2º domingo de septiembre y está declarada de Interés Turístico Nacional.
  • La Casa de las Flores, sede del Museo del Juguete de Hojalata, se encuentra en pleno centro de la villa.
  • El Puente Viejo, construido a principios del S.XX sobre La Garganta de Santa María, siendo un lugar muy frecuentado tanto para ver las crecidas del río, como avistamientos de aves.
  • El Monumento a La Capra Hispánica, colocado a finales de los 70, en la Plaza del Castillo, siendo la especie reina del La Sierra de Gredos.
  • Sala de Conferencias y exposiciones "Antiguo Matadero": En abril de 2007 se inauguró un nuevo espacio cultural en Candelada, situado en el Antiguo Matadero de Candelada.
    Ha sido rehabilitado con el fin de acoger exposiciones, conferencias, actividades musicales…

MUSEOS
  • Museo de Candeleda. Sala de Exposiciones, situada en la C/ Corredera nº 10, en la antigua Casa de Teléfonos.
  • Museo Etnográfico en El Sequero, situado en La Ctra. de Oropesa. Es un edificio rehabilitado que reproduce un sequero tradicional de pimientos.
  • Museo del Juguete de Hojalata, ubicado en la Casa de Las Flores, en la Plaza Mayor, es un espacio cultural en el que podremos contemplar tres colecciones distintas relacionadas con los juguetes con que disfrutaron los niños españoles desde finales del S. XIX hasta el inicio de la segunda mitad del S. XX: "Una Infancia de Hojalata" que alberga la colección privada de Luís Figuerola-Ferreti, "Otros Juguetes del Mundo", y "Objetos de otra Época".
  • Casa de la Judería, situada en la Antigua Casa de la Inquisición,  en la C/ Amargura nº 14, dedicada en la actualidad a exposiciones permanentes de diferentes artistas de óleos, plumillas, esculturas de forja, cerámica, madera, joyas, así como todos esos productos típicos de la zona, aceite, higos, miel, quesos, pimentón, chorizos, morcillas, tasajos.

ZONA ARQUEOLOGICA
  • En El Raso de Candeleda se encuentran las Pinturas rupestres de Peña Escrita, en el Risco de La Zorrera, al borde de la carretera forestal, en un paraje de grandes rocas que le sirven de abrigo, cercano al castro vetón y por debajo del prado de la Carrera, un asentamiento datado en la Edad del Bronce.
    De 3000 años a.C, las pinturas constituyen el arte esquemático del Neolítico de los primeros pobladores de estas tierras. Son dos paneles con representaciones esquemáticas de hombres y un redil articulado así como una discutible escena de banquete.
  • El Castro de “El Freíllo” / Castro Celta de El Raso, está situado en la ladera meridional de la Sierra de Gredos, es uno de los Yacimientos célticos más importantes de toda la península. Data de la II Edad de Hierro, entre los siglos II-III a C. Está calificado como Bien de Interés Cultural.
    Excavado desde los años 70 por F. Fernández Gómez, es un poblado posee una muralla de 2 Km. de perímetro, con una anchura media de 2-3 m, torres de refuerzo y bastiones, protegido por foso, que permite conocer el urbanismo, los tipos de vivienda y los modos de vida en el Centro de la Península en la Segunda Edad del Hierro.
  • Postoloboso es un antiguo santuario de época vetona, consagrado al dios Vaelico, que se halla emplazado en la confluencia de la garganta Alardos con el Tiétar.
    Con la llegada de los romanos, los Vetones se trasladan a tierras mas bajas, para participar de las ventajas económicas y sociales que la "Pax Romana" proporcionaba, aunque mantuvieron sus creencias religiosas y su culto al Dios Vaélico, dejando muestras de sus trabajos en piedra en los Verracos, que aún se conservan.

ARTESANÍA
  • Talleres de Madera:
       - Nogalja SL. C/ La Fuente Blanca 1.
       - Carpintería Eusebio Velasco Delgado, Paraje  "El Carrascal".
       - Carpintería- Ebanistería Vadillo, Cañada 15.
  • Talleres de Metal:
       - Hnos. Rivas Lancho SL, Ctra. Oropesa.
Fiestas y Tradiciones
Fiestas
 
Belén viviente y Cabalgata de Reyes (5 de Enero)

Las Candelas (2 de Febrero)


A primeros de febrero, el día 2, se celebraba y se sigue celebrando, la fiesta de la luz, las Candelas. Solían ir a misa las madres del año, y sobre todo los niños, que llevaban a la iglesia pichones y o tortas dulces que le entregaban al cura.

Tras la misa se sacaba a la imagen de la Virgen de la Candela en procesión en torno a las iglesias, dándola una o varias vueltas con una vela encendida en las manos. Si la vela no se apagaba se interpretaba como una buena señal para la localidad, pero si la vela se apagaba, era un mal augurio, sobre todo si se apagaba nada más salir de la iglesia. Del mismo modo los y las acompañantes portaban una vela encendida en las manos durante el recorrido de la procesión, interpretando las mismas señales solo que de forma personal. Al finalizar la procesión la vela era entregada al cura poniéndola sobre las andas de la imagen.

Los tambores, dulzainas y gaitillas acompañan en las fiestas cobrando un protagonismo propio en todos esos eventos.

Las Luminarias (Febrero)

Son pequeñas hogueras repartidas por los barrios del municipio. Las Madrinas y Mayordomos  protagonizan el ofertorio de pichones  y palomas. Según la tradición las madres asisten a la Iglesia con los niños menores de un año y una vela encendida.

San Blas (3 de Febrero)

La festividad de San Blas se celebra al día siguiente de las Calendas, tradicionalmente los chiquillos salían a los campos a ver si veían la primera cigüeña, pues el primero tenía una recompensa económica, que daban los concejos o la parroquia. La llegada de las cigüeñas era un acontecimiento muy importante porque marcaban la llegada del buen tiempo, y pronto los campos podrían ser labrados.

En Candelada hay una gran devoción a este santo. Ese día se celebra una Misa en la Parroquia y seguidamente se saca en procesión al Santo desde la Parroquia a la Ermita de la Cañad, acompañado por los devotos y las gaitillas y dulzainas. Se le cuelgan cordones que luego se reparten y que sirven para alejar los resfriados

Los tambores, dulzainas y gaitillas acompañan en las fiestas cobrando un protagonismo propio en todos esos eventos.

Carnavales (segunda quincena de Febrero)

El origen de estas fiestas hay que buscarlo en la prehistoria, cuando los primeros grupos humanos empezaron a ser conscientes del mundo que les rodeaba. Tomaron medidas y observaron el movimiento de los astros y aprendieron a reconocer y predecir algunos fenómenos meteorológicos. Observaron el ciclo natural de renovación constante de la tierra tras las duras y cortas jornadas invernales que dan paso a la fértil, cálida y abundante primavera entonces el hombre las relacionó con aspectos rituales o religiosos cuyo fin era festejar y ayudar a la naturaleza en su esfuerzo por regenerarse y del que dependía su supervivencia.

Se desconoce como lo celebraban las tribus indígenas prehistóricas vettonas, los romanos sin embargo celebraban las fiestas Saturnales en honor al dios infernal Saturno. También las llamaba Lupernicas por la costumbre de las romanas de salir a los montes donde daban rienda suelta a todo tipo de excesos cubiertas con pieles de lobos o lupus.

El tiempo de duración de los carnavales ha variado mucho a través del tiempo. Hasta la alta edad media el carnaval duraba desde la Epifanía hasta la cuaresma.

Pero en la edad media el carnaval se recorto a los diez días previos al miércoles de ceniza o cuaresma hasta que Felipe IV junto con el eterno enemigo del carnaval la iglesia se unen prohibiéndola y persiguiendo a los infractores con severas multas excomuniones.

Carlos III vuelve a restaurar los carnavales e introduce los bailes de mascaras de salón. Fernando VII los vuelve a prohibir pero solo por las calles, pudiéndose celebrar únicamente en salones y lugares cerrados.

Durante la regencia de María Cristina se restauran de nuevo los carnavales sufriendo nuevos acuosos e indultos sucesivos hasta el final de la guerra civil que persiguió con una muy dura represión estas celebraciones y ritos logrando su abandono junto con los poderes religiosos locales y provinciales. Don Eduardo Tejero Robledo, en sus muchas y siempre valiosas investigaciones recoge varios ejemplos en los que los obispos de Ávila penan con excomuniones masivas a quienes se atreviesen a entrar en la iglesia vestidos de mojigangas.

Sin lugar a dudas la fiesta principal, la más deseada e importante del invierno en todos los pueblos de la Vera Alta eran as Carnestolendas o el Carnaval que coincidía con las celebraciones y ritos de entrada en quita de los mozos de hogaño.

El carnaval de los veratos serranos no es una fiesta en si misma, más bien se tata de varias fiestas unidas, por eso en esta comarca la fiesta se nombra en plural, “los carnavales”. En ella no solo se darán cita los elementos típicos del carnaval lúdico (cambio de roll, disfraz, poder femenino, etc.) o historicocultural (como fiesta y sacrificio ritual imprescindible para la renovación cíclica en las sociedades agropecuarias) manteniendo elementos arcaizantes de antiguas creencias de tipo animista, en las que la presencia de ciertos personajes con nombres propios y genéricos asustan con sus horribles mascaras de tipo diabólico o zoomórfico, cargados de cencerros, golpeando con varas, vejigas hinchadas o calabazas, y que representan las fuerzas infernales de la naturaleza. A todo esto hemos de decir que durante estas fiestas tienen lugar los ritos y celebraciones de los quintos, con sus Soldadescas y sus danzas de Paligoteos acompañadas en todo momento por el sonido de los retumbantes tambores, castañuelas, pitos y gaitillas, danzando alrededor de la Bandera que tan solo en esas fiestas “se juraba” o “tendía”, uniendo a todo el pueblo en torno a ella.

Hasta mediados del siglo XX una semana antes de empezar los carnavales las mujeres preparaban gran cantidad de alimentos par no tener que guisar durante la semana de festejos y en muchos casos no pisar por casa ni a dormir. Las familias que tenían un quinto que festejar preparaban más cantidad de todo pues los quintos solían ir, tras tallarse, de convite y durante toda la semana de casa en casa de cada uno de ellos.

Durante ese tiempo no se pisaba en las casas si no era para reponerse, comiendo de lo que habían dejado preparado, muchos dulces tradicionales, vino, limonada, embutido, queso de cabra, frutos pasos y secos, huevos fritos. Rara vez se juntaban para comer, cada cual acudía con su cuadrilla cuando le apetecía, las mujeres andaban de mascaras con las mujeres y los hombres con los hombres. Los quintos vivían durante todo ese tiempo en una casa común y en algunos pueblos las mozas hacían lo mismo en otra casa, entre ambos grupos había la costumbre de quitase la comida, especialmente los ricos guisos de las mozas, para provocar peleas amistosas en las que las mozas solían salir siempre victoriosas aunque los platos acabasen en el suelo.

El viernes ya se veían las primeras mojigangas resonando los primeros tambores por las tabernas y mesones del valle. El vino tenía y tiene aún vital importancia en esta fiesta, junto con la limonada y los diferentes aguardientes o licores caseros.
 
El sábado de carnaval. (Primer día de mojigangas y bailes)

El carnaval Verato tradicional tiene todos los elementos del carnaval antiguo, incluyendo aquellas costumbres que servían para dar salida a las represiones e injusticias del día a día actuando como una válvula de escape imprescindible en una sociedad fuertemente jerarquizada. Los disfraces más comunes para las mujeres consistía en vestirse de hombres, salir con ropas de época, en ropa interior o con los trajes militares antiguos. En cuanto a los hombres solían vestirse de mujeres, o con las ropas puestas “al revés”, de clérigos, o en ropa interior etc. Con patatas peladas y cortadas se hacían exageradas dentaduras falsas, se pintaban o tiznaban las caras, usaban caretas o máscaras para no ser reconocidos.

El sábado de mañana ya salían las primeras mascaras a la calle, por grupos las mojigangas salían alegrando las calles “haciendo mucha bulla”. Sonaban los tambores y los quintos se juntaban para celebrar su último día antes de ser tallado y entrar en quintas y en las plazas mayores la gaitilla ponían la música imprescindible para el baile.

La entrada en quinta era considerada una gran fiesta y un gran honor para las familias que se reunían entorno a su quinto festejándole y celebrando durante la semana de carnaval con curiosas tradiciones, costumbres con las lógicas variaciones locales.

Días antes de la entrada en quinta las mujeres de la familia del quinto preparan grandes cantidades de dulces tradicionales y limonada. Las novias y en caso de no tenerla la madre o vecina, les hacían vistosas escarapelas, en algunas localidades en el centro de las escarapelas se adornaba con un espejo, puntillas de bolillos, medallas, botones metálicos o con una estampa del Santoral. También les forraban los puros con hilos de policroma seda trenzada y les bordaban en un pañuelito blanco de hilo las iniciales del quinto y las de su prometida entre ramitos de flores todo ello en tonos encarnados. El quinto acompañado de su padre, algún hermano, el abuelo, padrino o tíos va a comprarse el primer traje el sombrero y tabaco teniéndolo todo preparado para el sábado, aunque no lo estrenaría hasta el día siguiente domingo Gordo de carnaval.

Los quintos se reúnen en una casa sin habitar de uno de ellos y ponen un fondo común o “vaca” para comprar vino y un poco de comida con lo que celebrar la su fiesta. En algunos pueblos los ayuntamientos colaboraban regalándoles una serie de pinos del común. Tras seleccionarlos se subastaban a sobre cerrado entre los abundantes madereros de la comarca, el que más daba se quedaba con ellos, y con ese dinero los quintos se permitían poder estar una semana entera de fiestas y excesos. Y es que la fiesta de los quintos era la última vez que se les iba a permitir y perdonar determinados comportamientos, a partir de ese momento en el que entran a formar parte de los adultos, se les acabarían las fanfarronadas teniendo que pagar seriamente por ellas, por eso durante la semana de fiestas de los quintos estos aprovechaban para hacer no pocas picias antes de que se les acabaran las licencias infantiles.

Esta costumbre de dar un árbol a los quintos tiene su origen en los antiguos “Mayos”.

Este árbol, el más gordo o el más alto, era cortado y portado en carros por los quintos que lo plantaban en medio de una plaza, allí entorno a el danzan, juegan y se alimentaran durante el tiempo que dure el carnaval, acabando siempre en una hoguera en torno a la cual se reunía el pueblo las frías noches del final del invierno o se vendía al mejor postor para hinchar más la bolsa de los quintos.

El domingo Gordo de carnaval. (El día de la Soldadesca y las mascaras).

El domingo Gordo de Carnaval los quintos reunidos en una plaza del pueblo luciendo el traje de adulto, el pañuelito blanco en el cuello, tocados con amplios sombreros rocaores adornados con cintas de seda, la escarapela y los puros forrados van junto a sus padres, hermanos, tíos, y amigos hacía el ayuntamiento para ser tallados y sorteados.

La celebración propiamente dicha no empezaba hasta ser tallados, medidos y sorteados los mozos en los ayuntamientos el domingo Gordo de carnaval. Pues saber el destino era de vital importancia. Aquellas familias que tuvieran la desgracia de que a su quinto les tocase a “África” o a una de las colonias españolas era considerado como “un luto” y los padres en vez de felicitarles se les daba “el pésame”. Esa familia no celebraba nada, repartía entre los familiares más cercanos el gasto hecho en dulces y limonada llorando desconsoladamente. Muchos eran los que tras ir destinos lejanos como África, Filipinas o las islas antillanas nunca más volvieron.

Lunes de carnaval. (El día de los gallos).

Al día siguiente se le conoce tradicionalmente como lunes del Gallo. Aunque hay algunas excepciones en determinadas localidades en las que los gallos se corrían los martes o domingos del carnaval, la mayoría de los pueblos los corrían en lunes.

Las carreras de gallos eran un gran acontecimiento social, un momento importante para las familias que competían entre ellas de diferentes formas. A ver quien lleva el mejor caballo o yegua, la mejor montura y arreo, las mejores ropas o galas, el gallo más gordo, etc. Los quintos entrenaban antes del día señalado en el campo lejos de las miradas curiosas, lanzando a sus monturas al galope tendido mientras sueltan las riendas para dejar libres las manos en un alarde de virilidad que precisa de gran complicidad entre jinete y montura.

Llegado el lunes de Gallos, los quintos delante de todo el pueblo para honra de los suyos a lomos de las mejores “enjalmas” bordadas y los arreos en las caballerías brillantes, daban a la fiesta cierto sabor medieval como si de un día de torneos se tratase cuando acudían a correr los gallos.

Cada quinto llevaba consigo un gallo, el mejor, de cada corral, nunca era elegido al azar, las madres y madrinas de bautizo procuraban cuando un hijo o ahijado varón iba a entrar en quinta, seleccionar al mejor gallo del corral sobrealimentándole para ese momento o en último caso comprándole.

En cada pueblo verato las carreras se hacían en lugares concretos año tras año, solía ser una de las explanadas de las entradas principales de los pueblos serranos, con tal de ser amplias rectas que permitiesen la cómoda carrera de las caballerías y con suficientes árboles a los lados donde poder tender y sujetar la soga de la que colgar los gallos boca abajo. A ambos lados del recorrido se colocan animando a los quintos los familiares y amigos junto a todo el pueblo, cerca de los gallos y de la soga de la que cuelgan se colocan las novias y las mozas enmandiladas.

La soga es tensada y destensada subiendo y bajando al ave para ponérselo más difícil a los corredores. Cuando algún quinto conseguía arrancar la cabeza del gallo todo el mundo le coreaba y vitoreaba máxime si se la había cortado al suyo propio, acto seguido tiraba la sangrante cabeza al mandil de la novia, o de las mozas, manchándosele de sangre, como incitándolas a la fertilidad o a la pérdida de la virginidad llevándose el resto del ave como trofeo que cuelga de su montura. La mayor de las proezas de las que podían hacer gala los corredores eran aquellos pocos que conseguían arrancar la cabeza del gallo con los dientes, en este caso la escupían del mismo modo sobre los mandiles de las mozas o sobre el de la novia. La carrera terminaba cuando no quedaban gallos que correr. Luego a la noche las madres o las novias les asaban los gallos que se comían entre risas y los excesos del abundante vino.

El martes de carnaval. (El día del Ofertorio).

El martes de Carnaval es el día grande, por la mañana al son de los tambores sale la Soldadesca desde la plaza Mayor, los quintos, mozas y acompañantes visten sus mejores joyas y ropas tradicionales, los llamados trajes Serranos y Artesanos, con gran pompa recorren el pueblo Tendiendo la bandera de Animas y recogiendo los productos que a su paso les van ofreciendo los vecinos, productos que se guardaran y llevaran a la casa del párroco para el posterior Ofertorio que tendrá lugar a la tarde en la plazas mayores o a la puerta de las parroquias.

A las cuatro de la tarde en la plaza principal se coloca una gran mesa, tapada con un paño negro, adornada con un crucifijo y en la que se colocan una o varias bandejas. Tras ella se sienta la autoridad local tanto cívica como religiosa y algún que otro personaje más o menos relevante en la vida social local. Todo empieza con el sonido de los tambores y la Tendida de la bandera, la destreza de los tenedores que la lanzaban por los aires, se la metían entre las piernas o la hacían bailar tumbados sobre el suelo sin dejarla caer nunca al mismo, provocaban los aplausos y la admiración de los presentes, que abarrotaban la plaza luciendo sus coloridos trajes.

Entre tendida y tendida de la bandea de cada boca calle que da acceso a la plaza salían a ofrecer hombres y mujeres lo mejor de sus casas. Las mujeres se cubrían la cabeza con mantellinas y los hombres se descubrían la cabeza, mientras avanzaban hacia la mesa donde depositaban la oferta para que se subastase. A medida que se iban presentando los productos de iban subastando partiendo de un módico precio inicial comenzaba la puja y el que más diese se lo llevaba. Se solían ofrecer los más variados productos, “pero eso sí lo mejor de lo mejor”. Las mejores cebollas, garbanzos, patatas, aceite, vino, miel, dulces tradicionales, pichones, aves de corral, cabritos, corderos, lechones, etc. La persona que ejercía de oficiante solía repetir la misma frase: “… tantas pesetas por esta bandeja de perrunillas ¿Quién da más?. Tanto a la una, a las dos y a las tres. Los asistentes intentaban alargar la puja gritando frases como estas por ejemplo: ¡Qué no llueve!, ¿dónde esta el fuego?, etc.

En el ofertorio se hacía gala del poder familiar, las mujeres competían con las mejores ropas colgándose todos los aderezos disponibles fruto de la herencia y sudor de varias generaciones.

En todos los ofertorios había determinados productos muy solicitados y que llegaban a subir mucho el precio real de los mismos, al picarse entre dos o tres postores que subían la puja por ver quien se lo llevaba a su casa. Y como no podía ser de otra forma solían ser por lo general los dulces hechos por las sabias y reconocidas manos artesanas de los pasteleros y carameleros veratos.

Así se pasaba la tarde del martes de carnaval, luego cada uno se llevaba a casa lo que había comprado, el dinero era entregado a la parroquia para que siguiera diciendo misas por las almas de los fallecidos durante ese año, y todos se cambiaban de ropas para seguir con el carnaval.

Las mascaras fueron prohibidas con severas penas en toda la Vera Alta en el siglo XX tras la guerra civil, consiguiendo su abandono total y haciendo desaparecer gran parte de las ancestrales costumbres como la de los mencionados Machurreros de Pedro Bernardo entre otros. El amparo que daba la mascara al delincuente fue la excusa utilizada. Pero hay que aclarar que la mascara para los Veratos es una tradición ritual que solo se usaba en determinados días una vez al año y por determinadas personas. La mascara de la Vera Alta Serrana no es un simple disfraz, no tiene como función principal ocultar el rostro de quien la porta, si no que pasa a representar en si misma el ancestral espíritu de un mítico e infernal. De este modo para ocultar la identidad se usan otros recursos, como pintarse o tiznarse la cara, vestir de forma grotesca, usar velos, hacerse dentaduras falsas con patatas, etc.

El miércoles de ceniza. (O día de la vaquilla) .

Era el final de la fiesta, en la mayoría de los pueblos las celebraciones se acababan con la misa y la imposición de la ceniza por la mañana, pero en otras localidades se solía correr la vaquilla.

A finales del siglo XIX se incorpora al miércoles de ceniza la fiesta del entierro de la sardina, así como bailes de máscaras privados en los salones y casinos locales.

El entierro de la sardina se lleva a cabo por la tarde. En una caja a modo de ataúd se coloca una sardina, tras ella de luto y con gran mofa y chufla va la viuda y los acompañantes que no dejan de llorarla, no falta tampoco el falso cura que armado con una lata en la que echaban brasas y gomas, pimientos secos, trozos de cuernos o cualquier cosa que oliese mal y cuyo humo hiciera llorar a los participantes a modo de “Saljumerio”.
 
Día de los Caballeros de Nuestra Señora de Chilla (último domingo de Mayo)

Todos los años, último domingo de mayo, se celebra en Chilla la fiesta de la “Cofradía de los Caballeros de Nuestra Señora de Chilla”.
En este día se subastan los “banzos” entre los componentes de la Cofradía y comienza sobre las 12 horas con una misa.
Esta subasta consiste en una puja por ostentar el privilegio de poder portar y trasladar a hombros a la Virgen dentro del templo y el dinero obtenido es invertido en el cuidado de la imagen y del Santuario.El pago de este privilegio, suele estar asociado a alguna promesa hecha a la Virgen, siendo los puestos delanteros, más caros que los situados detrás de la imagen.
Una vez acabada la subasta se reparte sangría entre los asistentes,. También dan patatas fritas y frutos secos para acompañar.
En esos momentos podemos disfrutar de la música y los cantes tradicionales del pueblo por parte gente de la zona.

Santiago Apóstol (25 de Julio)

Son fiestas patronales mayores, que se celebran con animados encierros, y bailes públicos. (Patrón de El Raso)

Ferias de Agosto (segunda quincena de Agosto)

Además de las fiestas patronales, las Ferias de Agosto son de gran importancia en Candeleda.

En su programa de festejos encontramos una gran variedad de actividades: la Milla Urbana Nocturna, Conciertos, capeas, Festival Taurino, espectáculos infantiles, Feria de Artesanía Cancelarte, recitales, concursos…

Fiesta de la Virgen de Chilla y Fiestas de la Vela (segundo domingo de Septiembre)

Se trata de una de las fiestas más importantes de la comarca de la Vera Alta. Está declarada En ella se reúnen gentes de la Vera Baja de Plasencia, Campo Arañuelo, y comarca de Talavera de la Reina. La hermosa ermita de la Virgen de Chilla esta situada al pie de la sierra en un paraje de gran impacto visual por la fuerza de su naturaleza. No muy lejos están los restos arqueológicos de un poblado Vetton de la edad del hierro y el conjunto debió pertenecer al hábitat de aquellos primeros pobladores Veratos.

La misma imagen de la Virgen se apareció sobre una piedra situada en medio de un aforo escalonado con estradas de granito todo ello protegido por las copas y ramas de impresionantes árboles centenarios. Debajo de la piedra hay una corriente subterránea de agua, que sale en forma de fuente a los pies de la piedra altar. Esta agua se ha tenido tradicionalmente como virtuosa usándose para remediar diferentes males físicos y psicológicos.

En la alta edad media, las corrientes de euforia cristianas que venían imparables reconquistando la península ibérica, hacen que surjan en los principales núcleos de la comarca apariciones más o menos milagrosas de imágenes de Nuestra Señora Santa María que hayan o se aparecen a pastores. Este el caso de la Virgen de Chilla que según la leyenda se le apareció a Lisardo un cabrerillo al que se le murió una cabra, estando llorando su muerte se le apareció la Virgen y le resucito la res. Luego la Virgen le pidió que le levantara una ermita en aquel lugar donde unas espesas ramas de yedra cubrían viejos muros de piedra derruidos, lugar en el que se la levantó el templo.

El nombre de Chilla parece venir de la palabra griega Gior que significa blanco, ya que en documentos antiguos aparece como Ntra. Sra. de Gienlla. Lo que se podría traducir como Virgen de la blancura.

Entre las gentes de Candeleda, sobre todo entre las cada vez más escasas cabreras, corría de boca en boca otra leyenda en este caso evidentemente falsa en un intento reciente de dar una explicación al nombre de la Virgen. Aseguraban algunas mujeres “que una vez una bellísima cabrera la malcasaron con quien ella no quería. Su marido la daba muy mala vida, y pronto empezó a verse a escondidas con el su amante, cuando su marido salía de casa con las cabras. Un día se ve que el marido llegó antes de lo previsto y la Virgen para que no pillara a su mujer con el otro, empezó a chillar y chillar pa avisarla. De este modo cada vez que se la pegaba al demonio de su marido la Virgen la avisaba chillando, viniendo a resultar de que nunca los pilló”.

La fuerza de convocatoria que tienen las fiestas de la Virgen de Chilla hace que no se puedan celebrar en una sola fiesta anual, la gran afluencia de gentes de las comarcas vecinas y la falta de espacio para las gentes indígenas se resolvieron creando el domingo siguiente se celebra la fiesta de la Vela, que se festeja igual que el día grande de la Virgen con la única diferencia de que a ella acuden sobre todo los cabreros y gentes de la comarca, que animan la romería con bellas tonadas, jotas y rondeñas, que alegran con animados bailes las rondas de guitarreros tradicionales y espontáneos, pudiéndose ver algunos elementos de los trajes y aderezos tradicionales candeledanos.

No falta en estas fiestas los festejos y juegos taurinos y los animados bailes y conciertos en la Villa de Candeleda, durante las dos semanas de fiestas que actualmente se limitan a los fines de semana.

Una vez terminados los actos religiosos en la ermita de la Virgen, las gentes bajan a Candeleda donde siguen la fiesta y es en las bellas calles de Candeleda donde durante toda la noche no faltan las mejores voces, guitarras y laudes. Dice el coplero tradicional:
 
A la bajada de Gredos, hay una Candeledana.
Si quieren saber quien es, Virgen de Chilla se llama.

Hermosa Virgen de Chilla, patrona de Candeleda,
Guardamos nuestros ganados, las cosechas y las yerbas.

Hermosa Virgen de Chilla, vente conmigo a vivir.
Mientras que los albañiles, componen tu camarín.

La Virgen de Chilla tiene, dentro de su camarín,
Dos águilas imperiales, que se parecen a ti.
Piensa mi madre que estoy, labrando en la Lagunilla.
Y estoy queriendo a una niña, como la Virgen de Chilla.
La Virgen de Chilla vive, entre robles y romeros,
Entre fuentes cristalinas, que están más cerca del cielo.

A la bajada de Gredos, hay una Candeledana.
Si quieren saber quien es, Virgen de Chilla se llama.

Hermosa Virgen de Chilla, patrona de Candeleda
Guardamos nuestros ganados, las cosechas y las yerbas.

Hermosa Virgen de Chilla, vente conmigo a vivir.
Mientras que los albañiles, componen tu camarín.

La Virgen de Chilla tiene, dentro de su camarín,
Dos águilas imperiales, que se parecen a ti.
Piensa mi madre que estoy, labrando en la Lagunilla.
Y estoy queriendo a una niña, como la Virgen de Chilla.
La Virgen de Chilla vive, entre robles y romeros,
Entre fuentes cristalinas, que están más cerca del cielo.

La Moraga (1 de Noviembre)

También se le llamaba día de las ánimas del purgatorio o de Todos los Santos. En todos los pueblos de la comarca de la Vera Alta se celebra la curiosa fiesta de “la Moragá” o “la calbotá”. Es la fiesta para recordar y dar culto a los muertos familiares, prestando especial atención a aquellas almas que por algún motivo hubiesen quedado atrapados entre este mundo y el del más allá.

Es una tradición pagana que aún persiste en una sociedad eminentemente agropecuaria que ha mantenido ciertos ritos ancestrales. Todo parte de la conciencia de la “otra vida”, de la concepción tradicional de la vida tras la muerte por parte de los veratos serranos. En esta tierra abundan las leyendas mitológicas en las que seres sobrenaturales y animales fantásticos conviven con ellos.

Tradicionalmente el paraíso de los Veratos Serranos se ha concebido como un lugar similar al hogar y entorno terrestre, más bonito y cómodo, en el que se reunirían todos los familiares fallecidos y viviendo eternamente felices junto a Dios. Pero en algunos casos por el comportamiento en vida del difunto o el maleficio de alguna bruja, algunas almas se quedan atrapadas entre esta vida y la muerte, vagando eternamente sin encontrar el descanso e incordiando y entrometiéndose en las cosas de los vivos, perturbándolos hasta la locura e incluso hasta la muerte, sin cesar de aterrorizarlos hasta que el espíritu incordión encuentre la forma de descansar eternamente en el otro mundo.

Tradicionalmente el paraíso de los Veratos Serranos se ha concebido como un lugar similar al hogar y entorno terrestre, más bonito y cómodo, en el que se reunirían todos los familiares fallecidos y viviendo eternamente felices junto a Dios. Pero en algunos casos por el comportamiento en vida del difunto o el maleficio de alguna bruja, algunas almas se quedan atrapadas entre esta vida y la muerte, vagando eternamente sin encontrar el descanso e incordiando y entrometiéndose en las cosas de los vivos, perturbándolos hasta la locura e incluso hasta la muerte, sin cesar de aterrorizarlos hasta que el espíritu incordión encuentre la forma de descansar eternamente en el otro mundo.

Tal es así que para facilitar el viaje al otro mundo cuando alguien fallecía era expuesto en su casa para velarle pero se le daba la vuelta a una teja del tejado, que recibe el nombre de “teja revolvedera”, por la que el espíritu del difunto o difunta pueda entrar y salir de la casa hasta que por fin encuentre el camino al otro mundo, que solía durar nueve días, tiempo en el que en el lugar donde se veló el cadáver se ilumina constantemente con una vela o lamparilla de aceite, para que el difunto encuentre la luz.

Tradicionalmente se celebra de la siguiente forma; por grupos de familiares y o amigos se reúnen y llevando vino nuevo de hogaño y castañas en abundancia, con algo de cerdo para asar a la brasa y pan, se dirigen en alegre compañía a un punto de los montes y fincas que rodean los pueblos de la comarca lejos de los hogares. Allí juntan leña y entre bromas y cantares pasan el día lo mejor posible bebiendo vino. Al atardecer se recogen “brazadas de jaugos” (hojas de pino secas que dependiendo de cada localidad reciben diferentes nombres, como por ejemplo en Guisando que a las hojas secas del pino las llaman agujuos).

Se coloca una capa de jaugos sobre el suelo en los rescoldos de la hoguera, se coloca otra de castañas encima, y encima otra de jaugos y así hasta que se queden sin castañas para asar. Lentamente, a medida que el sol declina, se asan las últimas castañas que previamente han sido rajadas para evitar que revienten, aunque siempre se dejan algunas sin rajar para que exploten asustando a los comensales más tragones. Antes de que la oscuridad se adueñe de los campos regresan todos a sus casas, donde se lavan la cara y manos tiznadas- en muchos casos intencionadamente- mientras que las campanas no cesaban de tocar toda la noche “a difunto”. Aquella noche se escuchaban las leyendas que aseguraban que los muertos indicaban a los vivos limpios de corazón el escondrijo de un gran tesoro.

En esa noche todas las puertas y ventanas quedaban firmemente cerradas y a nadie se le olvidaba dejar las tijeras o tenazas de la lumbre abiertas en forma de cruz sobre las ascuas de la lumbre para que no entrase ningún ánima por la chimenea. Tras las ventanas y puertas se colgaban ramitas de laurel, olivo y romero del domingo de Ramos o ramitas de romero y tomillo recogidas en la procesión del corpus o en las luminarias. Del techo se colgaban haces de ramas de Aceres o arce común, para impedir la entrada de ningún mal. Si en la casa había una teja Revolvedera esta se volvía a colocar bien para impedir que nada ni nadie entrara por el tejado a su casa, volviéndola a revolver a la mañana siguiente. La fiesta y la alegría del día se trocaba en angustia y miedo por la noche cuando el sol dejaba paso a la tiniebla brumosa y fría del mes de noviembre en esta tierra de Gredos.

Durante las horas en las que no hay luz del sol no se podía salir a la calle ni mucho menos lejos al campo, acechaban todo tipo de males y demonios y lo que es peor la Santa Compaña.

Por la noche las mujeres solían encender lamparillas de aceite y rezar largas oraciones, rosario en mano, mientras que las campanas no cesaban toda la noche de dar su lúgubre nota. En algunas localidades había la costumbre durante esa noche de ir cada vecino a tocar la campana por “los suyos”, se formaban largas filas y se iban turnando, pues se creía que por cada campada que dieran sacarían del purgatorio a alguno de sus familiares fallecidos. Las horas de mayor frío en la madrugada solían ser los quintos cargados de castañas y vino los que pasaban toda la noche tañendo a muerto, para aguantar el frío intenso hacían lumbres en los campanarios dando al las torres de los templos un aspecto poco usual.

Actualmente la fiesta se sigue celebrando, aunque la mayoría de la gente sale al campo por la tarde, dejando la mañana para visitar el cementerio y embellecer las tumbas y nichos familiares.

Las Rondas y la Gaitilla (en época de fiestas)

Las Rondas son agrupaciones informales de vecinos y amigos que salen juntos en los días de fiesta para "rondar" - cantar, tocar y bailar - por las calles de la población en especial "La Corredera".

Los géneros musicales tradicionales han sido cuidados y preservados por la propia población destacando Rondeñas, Malagueñas y Jotas para el baile, así como Tonás y canciones de ronda o de bodas.

En la actualidad es posible participar en ellas en el seno del Festival "Pedro Vaquero" (antropólogo musical candeledano) que se celebra en el mes de agosto, festival que poco a poco se va consolidando en el ambiente folk, ya que Candeleda puede ser una de las poblaciones que más folclore puede conservar en España.

Varios grupos siguen manteniendo las tradiciones vivas en cuanto al tema musical se refiere. Para las canciones de Navidad, destaca el grupo formado por jóvenes llamado RONDA CANDELEDANA, que llevan su música por todos los rincones de España, ya que han actuado en diversos pueblos por toda la geografía y cuentan con página web propia www.lacoctelera.com/rondacandeledana , existen más grupos que salen en Navidad y muchas rondas que se reúnen en los días de fiesta para salir a las típicas rondas en la calle. Aquí destacan dos grupos como son LOS JHERRIZOSv y la RONDA DE LOS VALIENTES, que se reúnen en ocasiones para animar las calles del pueblo y rondar a novias en las bodas. Siempre termina juntándose más gente a las que les gusta el folclore y se forman buenas rondas.

Se sigue saliendo, a la tradicional Ronda de Boda, en la que el novio sale de la Plaza del Castillo para encontrarse en la Plaza Mayor y hacer juntos el recorrido hasta la Iglesia y adentrarse en las calles del pueblo. Se invita al público en general a participar en ronda como acompañamiento luciendo mantones y ropas a la antigua usanza. Para finalizar en la Plaza del Castillo con “tonás”, baile y limoná para los asistentes.

Los tambores, dulzainas y gaitillas acompañan en las fiestas cobrando un protagonismo propio en todos esos eventos.

Eventos programados
 
Bolsín Taurino Villa de Candeleda (tres fines de semana de febrero)

Todos los años se celebra en Candelada un festival taurino que se desarrolla a lo largo del mes de febrero, justo antes de Carnavales, el Bolsín Taurino.

En él, jóvenes promesas del toreo concursarán para conseguir el premio del festival.  

Premios Hamlet de Teatro (Marzo)

Premios Hamlet de Teatro, Certamen Juvenil de Teatro Villa de Candeleda, organizado por el IES Candavera, y suele celebrarse en el mes de marzo.

Concurso morfológico para caballos de silla y gimkana ecuestre (Abril)

A cargo de la Asociación Hípica Cultural de Candeleda. Se celebra un fin de semana de abril, aunque sin determinar fecha fija.

Candelarte (último fin de semana de Agosto)

Todos los años el Ayuntamiento de Candelada convoca a los talleres artesanos a participar en Cancelarte, la feria de artesanía y de los antiguos oficios que se celebra en lugares emblemáticos de la ciudad coincidiendo con la celebración de sus Fiestas de Verano.

Concurso de tapas (Agosto)

Con objetivo de promocionar la gastronomía de Candeleda se convoca anualmente el “Concurso de Tapas” de esta localidad. Suele coincidir en época con Candelarte y el resto de actividades que se realizan englobadas en las Ferias de Agosto. Cada bar presenta dos tapas a concurso habiendo dos premios, uno profesional y otro popular.

El premio profesional es otorgado por un jurado que valorará la calidad gastronómica de la tapa en cuanto a sus ingredientes, modo de elaboración y la originalidad de su presentación, valorándose el uso de productos de la zona, mientras que el popular será concedido por los clientes que degusten las tapas en función de los votos emitidos.

Jornadas de Cante Flamenco (Diciembre)

Las jornadas de Cante Flamenco se desarrollan en el mes de diciembre (consultar fechas en www.ayuntamientocandeleda.es) en el Auditorio Municipal “La Cañada”.

Concierto de verano de la Coral Polifónica de Candeleda (Agosto)

Todos los veranos se celebra en Candelada concierto de Verano de la Coral Polifónica de Candelada, dentro de las fiestas del municipio.

Festival Pedro Vaquero (Agosto)

Todos los veranos se celebra en Candelada el Festival de Folklore “Pedro Vaquero”. En el participan distintos grupos de la región y se repasan los cantos y danzas que se interpretaban en las rondas, bodas, pascuas, las fiestas de quintos, las romerías…todo ello al son de las jotas y las rondeña.

Recibe el nombre de “Pedro Vaquero” en honor a la figura de Pedro Vaquero Sánchez ya que fue uno de los principales valedores del folclore candeledano realizando una gran tarea divulgativa en lo relacionado con el folklore y el patrimonio cultural de Candelada.

Jornadas Micológicas (otoño - invierno)

Las jornadas micológicas se desarrollan con múltiples actividades, normalmente se realiza una salida por la Sierra de Gredos con el objetivo de descubrir y aprender a diferenciar los ejemplares comestibles.

Suele seguirse con un coloquio informativo y la visita guiada a la exposición micológica.
Tテゥrmino municipal: Pedanテュas y Anejos
 El término municipal de Candeleda está formado por las localidades de:
  • Candeleda
  • El Raso de Candeleda
  Municipios   Arte y Cultura   Eventos   Gastronomテュa   Alojamiento   Empresa de Turismo Activo   Naturaleza
Indicaciones de la ruta
Desde: Hasta:
Fotos del municipio
Monumentos
Naturaleza
Arquitectura Etnogrテ。fica
Tours Virtuales
Candeleda :: Inicio de las rutas
Candeleda :: Piscina natural
Candeleda :: Parque de la Caテアテ。 (Parte 2)
Candeleda :: Convento de Nuestra Seテアora del Rosario (Parte 2)
Candeleda :: Parque de la Caテアテ。 (Parte 1)
Candeleda :: Ayuntamiento
Candeleda :: Convento de Nuestra Seテアora del Rosario (Parte 1)
En caso de no ver correctamente el tour virtual descargue el plugin Java
 
volver
 
 
Gif App TurismoAyuntamiento de テ」ilaPlan de Competitividad Turismo Activo Sierra de Gredos Valle de Iruelas (PCTA Gredos-Iruelas)Time PymePOCTEPDiputaciテウn Provincial de テ」ila