Buscador de Municipios

 
Cuevas del Valle
 
 ImprimirEnviar a un amigo
 

Cuevas del Valle
Comarca: Valle del Tiétar
Extensión: 19 km2
Habitantes: 538
Altitud: 848 m.
Dist. a Ávila: 66 km.
Gentilicio: Covachero
Dir.: Carretera de テ」ila, 22 C.P.:05414
Tel.: 920391004
Visita nuestra web Visita nuestra web
Ávila Azul
 
Consumo energético bruto MWh/hab-año: 20,42
Emisiones brutas de CO2 t CO2 eq/año-hab: 6,18
Producción de energías renovables MWh/año-hab: 0,00
Emisiones netas de CO2. kgCO2/hab-año: 6,18
Cuevas del Valle se encuentra en el Valle del Tiétar, en el Barranco de las Cinco Villas, a los pies del Puerto del Pico.

Dista 66 km de Ávila, 56 km de Talavera de la Reina y 175 km de Madrid.
Descripciテウn ampliada
Su clima, el agua y la tierra hacen de sus huertos un vergel rodeado de bosques de pinos y castañares.

Aldea de origen medieval, en 1393 quedó incluida en los términos entregados por Enrique III a la villa de Mombeltrán, de cuya jurisdicción siguió dependiendo hasta el año 1693, en que adquirió de Carlos II su propio título de villazgo.

Como aldea perteneció, pues, al señorío de Mombeltrán, cuyos sucesivos propietarios fueron el condestable Dávalos; el infante don Juan, rey consorte de Navarra y después rey de Aragón, padre de Fernando el Católico; la Orden de Calatrava; el condestable don Álvaro de Luna y su viuda, doña Juana de Pimentel, la Triste Condesa; y, desde finales del siglo XV, los duques de Alburquerque.

Tras la obtención del título de villazgo y hasta el siglo XIX, la villa siguió ligada a la Casa de Alburquerque, propietaria del estado señorial, a cuyos titulares estuvo reservado, hasta la formación del ayuntamiento liberal, el privilegio de nombrar, entre las personas que cada año proponían los vecinos, a los alcaldes, regidores y procuradores que habían de ejercer el gobierno del concejo.

Atravesado por la Cañada de la Mesta Leonesa Occidental, el pueblo ha sabido conservar buena parte de su arquitectura tradicional.

Clima, historia, paisaje y arquitectura tradicional hacen de Cuevas del Valle un lugar lleno de atractivos en medio del camino que atraviesa Gredos y une Castilla-La Mancha con Castilla y León.

Teléfonos de interés
 
Urgencias médicas en Mombeltrán
Tel.: 920386058

Emergencias sanitarias
Tel.: 112

Guardia Civil
Tel.: 0627 920376039

Cruz Roja Arenas de San Pedro
Tel.: 920371466

Protección Civil
Tel.: 920355292

Incendios forestales
Tel.: 920355070
Otros datos de interテゥs
    HORARIOS DE AUTOBUSES DESDE AVILA
  • Salidas a las 15,00 ( Lunes a Viernes laborales ).
Dテウnde comer
Restaurante el Portazgo, cuevas del valle
Restaurante el Portazgo
Especializado en comida mediterranea, cocina casera, asados, chuleton de Ávila.
ver mテ。s
CTR Rinconcito de Gredos
Su restaurante está especializado en comida tradicional y cabrito. 
ver mテ。s
Dテウnde dormir
Casas La Hojarasca :: El Laurel (Cuevas del Valle)
Casas La Hojarasca
ver mテ。s
CTR El Abejaruco (Cuevas del Valle)
CTR El Abejaruco
Abejaruco se sitúa en la vertiente sur de la Sierra de Gredos en una finca rústica de unos 16.000 m2, donde, además de unos cincuenta castaños y cien frutales, disponemos de diversos huertos de agricultura...
ver mテ。s
Naturaleza
Entre las rutas y senderos que podemos realizar desde aquí cabe destacar:
  • La Senda de las Cinco Villas
  • La Rubia
Arte y Cultura
Monumentos
  • La Calzada Romana del Puerto del Pico tiene un enorme valor histórico pues ha servido para poner en comunicación a través de la Sierra a lo largo del tiempo a las tierras llanas de la Meseta Norte con las tierras del Valle del Tiétar y a través de éste con las tierras de Toledo y Extremadura.
    Ha sido Calzada Romana, Cañada de la Mesta Leonesa Occidental y Ruta de la Carretería.
    Utilizada posiblemente desde tiempos prehistóricos, fue calzada romana que servía para conectar la fortaleza de Abula con el eje vial Emerita Augusta-Complutum- Caesaragusta a la altura de Caesarobriga, comunicando las dos mesetas.
    Fue después ruta estratégica de la trashumancia, tramo importante de la Cañada Occidental Leonesa, por donde han subido y bajado desde la Edad Media y aún suben y bajan los ganados que marchaban desde los Extremos a la Sierra a comienzos de verano y desde la Sierra hasta los extremos a comienzos del invierno.
    La cañada se iniciaba en Valverde de Mérida (Badajoz) y terminaba en Portilla de la Reina (León).
    En el tramo que transcurre por el Valle del Tiétar había un puerto seco donde se recaudaba el portazgo y montazgo perteneciente a la Corona, el puerto de Ramacastañas, que a finales del siglo XV se trasladó durante algún tiempo, por concesión de Enrique IV a don Beltrán de la Cueva, al lugar de Arroyo Castaño, actualmente despoblado. Desde el siglo XV fue también ruta de la carretería, utilizada por las carretas de la Real Carretería del sexmo de la Sierra de la villa de Piedrahíta. Bajaban por el puerto cargadas de madera y llegaban hasta las salinas de Sevilla a recoger sal que distribuían después por las tierras de La Mancha y Extremadura.
    En primavera regresaban los carreteros a los pueblos de la Sierra para realizar las faenas del campo. En realidad, han sido los pueblos del sexmo de la Sierra y los pueblos de El Barranco de las Cinco Villas los responsables de mantener la calzada a lo largo de toda la Edad Moderna.
    Ha sido siempre un camino utilizado tradicionalmente por arrieros y comerciantes de Andalucía, La Vera, Talavera y Extremadura.
    Al valor histórico del camino se añade el valor del trazado y de la conservación de la calzada propiamente dicha en el tramo en que salva los desniveles del puerto del Pico: Su trazado está formado por tramos rectos, de fuerte pendiente, unidos por curvas muy cerradas que hacen ganar altura en poco trecho. Su firme estaba formado por cuatro capas superpuestas: cimiento, piedras grandes, grava y empedrado.
    La superficie es ligeramente abombada para evitar encharcamientos y el desagüe se dirigía por canalillos dispuestos a tal fin de trecho en trecho. Para canalizar los arroyos son frecuentes las alcantarillas.
    A su valor intrínseco se suma el valor histórico y cultural de muchos de los lugares que se encuentran a lo largo de su recorrido en el Valle o muy próximos a él.
  • El Rollo de Justicia, símbolo de la autonomía jurisdiccional obtenida en el siglo XVII. Se encuentra en las afueras, sobre la calzada romana que asciende el Puerto del Pico.
    La arquitectura tradicional que se conserva en diversos rincones de la localidad.
    La trama urbana de Cuevas se fue organizando en torno a la calzada.
    Conserva edificios de arquitectura tradicional en algunas calles y plazuelas y ofrece bellos rincones en la localidad.
    La plaza mantiene soportales de madera en los cuatro ángulos y una fuente en medio, de dos caños, con un pilón de piedra de cantería cuadrada.
  • La iglesia de la Natividad de Nuestra Señora tiene su origen en el siglo XV. Destacan su torre de piedra y ladrillo, su portada, las cornisas de sus muros adornadas con bolas y sus contrafuertes coronados por pináculos. En el interior las bóvedas de crucería, los frontales de cerámica y el retablo barroco del altar mayor.
    La iglesia de la Natividad de Nuestra Señora está rodeada de un atrio ajardinado que preside la plaza del Puente.
    Mezcla de varios estilos artísticos, tiene su origen en el siglo XV. En el exterior destacan su torre de piedra y ladrillo, del siglo XVII, muy sencilla, decorada con delgadas cornisas y un remate a modo de alero; su portada, con un arco de amplias dovelas con recuadro a modo de alfil; sus cornisas adornadas con bolas y sus contrafuertes coronados por pináculos.
    La capilla mayor es más estrecha que el resto del templo, de una sola nave. Capilla y nave se comunican a través de un arco triunfal apuntado y ambos espacios se cubren con bóvedas de crucería de terceletes, lo mismo que el baptisterio, que se encuentra a los pies.
    Destacan los altares con frontales de cerámica de Talavera del siglo XV con temas de la Virgen del Rosario, del Niño Jesús bendiciendo, de Santiago Matamoros y de San Andrés.
    El retablo de la capilla mayor data de 1758 y es obra de Manuel Pajares, maestro arquitecto y tallista de Talavera, y en él estaca una pintura de Diego Rosales, pintor abulense del siglo XVI. El retablo del muro oeste, de dos cuerpos, está coronado con el emblema de Santiago.
  • La ermita de San Antonio Abad, enclavada a los pies del Puerto del Pico, al inicio de la calzada romana.
    Es una construcción muy antigua, austera, con paredes de mampostería y campanil de piedra.
    La cubierta es una bóveda de medio cañón de ladrillo apoyada al exterior por macizos contrafuertes.
    Tiene retablo de ladrillo, con cuatro pilastras adosadas que culminan en un doble entablamento.
    Sobre su cornisa superior se colocó un frontón curvo en cuyo centro se colocó un pequeño nicho que rompe el vacío.
    Se hace procesión hasta la ermita donde se encuentra desde el Día de Reyes la estatua del santo.
  • La ermita de Nuestra Señora del Puerto o de las Angustias, situada en la salida septentrional, al final del típico barrio de Santa María.
    Tiene altar de fábrica recubierto de azulejos de cerámica de Talavera.
  • La ermita de San Sebastián se encuentra en el cementerio.
Instalaciones municipales
  • Los meses de verano se puede disfrutar de la pisicina en la que se realizan noches culturales y cuenta con bar restaurante y Wi-fi.
  • El Polideportivo de Cuevas del Valle está destinado a la práctica de actividades de ocio y deportivas.
Fiestas y Tradiciones
Fiestas
Fiestas de San Antón (17 de Enero)

En Honor a San Antonio Abad, patrón de los animales. Hay procesión del santo desde la iglesia parroquial hasta la ermita de San Antón.

Tras la procesión, hay una subasta de banzos y de donaciones de los fieles, tradicionalmente manitas de cerdo y dulces caseros.

Para asegurar la protección del santo durante todo el año se deben dar tres vueltas a la ermita con el animal doméstico. Lo más espectacular son las vueltas que realizan los caballos.

Una vez terminada la procesión, los vecinos del barrio invitan al resto del pueblo a limonada y dulces caseros.

Historia

Uno de los Santos más festejados en el invierno era San Antón abogado de los animales, a los que libra de las enfermedades.

En este día no solo se bendecían los animales domésticos, en algunas localidades salían en procesión tras el párroco guisopo en mano con el que se bendecían los campos para que los cultivos no se malograsen y las tormentas no los echaran a perder.

Solían pedir de puerta en puerta por las calles la chiquillería, sacristanes o cofrades, recibiendo sobre todo productos de la matanza familiar, especialmente las manos del animal saladas, que se guardaban y se ofrecían a modo de limosna para el Santo y que eran entregadas al párroco, que luego subastará, vendía o se comía. En otros pueblos las manos se subastaban el día o en la fiesta de San Sebastián, según las costumbres de cada pueblo. En estas cuestaciones se solían repetir las siguientes formulas que recitaban al ir a pedir “para el guarrillo de San Antón”, algunas de las más usadas eran las siguientes:
 
San Antón, San Antón, gallinita pon
Pa el cerdillo de San Antón bendito,
que ni come, ni bebe, y está gordito.
San Antonio bendito, guarda mi cerdito.
Que no come ni bebe y esta gordito.
Dame una perra, pa San Antón bendito.
Que yo te daré la mano, huevos, un chorizo,
garbanzos, etc. De mi cerdito

En la mayoría de los pueblos el día de San Antón los hombres y niños montaban sus caballerías y daban vueltas alrededor de las iglesias, ermitas o parroquias, llevando consigo algunos animales domésticos para que les libraran de las enfermedades. En San Esteban del Valle, los niños sacaban en procesión el cerdito que acompaña la imagen del Santo, la víspera de la fiesta dando vueltas a la iglesia. Al día siguiente los niños acudían a misa con cestas llenas de panecillos con formas zoomórficas, que eran bendecidos y repartidos, otorgándoles el poder de sanar las enfermedades. En Cuevas del Valle, población situada al pie del Puerto el Pico, y atravesada por la calzada y cañada real leonesa occidental, se levanta a la orilla de la antigua calzada la ermita donde se venera la imagen del Santo.

En esta hermosa Villa hay varias costumbres en las que el cerdito y San Antón son protagonistas, como por ejemplo cada vez que los rebaños trashumantes o trasterminantes pasaban por el pueblo, algunas reses “desaparecían”, siendo metidas en las casas que están a ambos lados de la Cañada y calzada, cuyos propietarios se ayudaban de un “gancho” especialmente hecho para este menester con el que enganchaban por las patas traseras a la res (de ahí les viene el sobrenombre de “los del gancho” a los covacheros). Cuando un ganadero denunciaba el robo de una res el ayuntamiento procuraba que se le devolviera, cuando se conseguía, se acudía a la ermita de San Antón, y allí tras una ceremonia de concordia, se terminaba el problema tocando la campanilla del cerdito del Santo. Hay que decir que esta fama de usar el gancho es un tanto injusta pues el robo de animales en toda la Vera Alta era un grave problema y ya se sabe unos cardan la lana y otros se llevan la fama. Del mismo modo todos los covacheros que iban a salir de viaje, solían ir a pedir al Santo su protección tocando la campanilla de animal.

Otra de las costumbres que se han perdido era la del cerdo de San Antón. En muchos pueblos de la comarca los vecinos de cada localidad engordaban y cuidaban en común un cerdo, que andaba suelto por las calles, acudía puntualmente a cada puerta a que le dieran de comer y dormía en los corrales abiertos que encontraba, cuando no en los municipales. El día de San Antón se sorteaba entre todos los vecinos. Al que le tocaba se lo llevaba a su casa, pero teniendo que comprar otro cerdito pequeño para el siguiente. Esta costumbre perduró hasta mediados del siglo XX.

Fiestas de San Sebastián (20 de Enero)

También hay una procesión con subasta de banzos. Y también hay una invitación de los vecinos de la calle Real (barrio abajo) al resto del pueblo a dulces caseros y limonada.

Historia

Dice una copla tradicional, “ cada 20 de enero cuando más hiela, sale el capitán bravo, a poner banderas.”

Muchos son los pueblos que celebran este Santo y no pocos los que se acogen a su patronazgo.

San Sebastián es el abogado infalible contra la peste, los resfriados y constipados.

En muchos pueblos las fiestas de San Sebastián incluían procesiones profanas, en las que los participantes acudían vestidos de mojiganga o carnaval, con abundante vino al tiempo que todo el que tuviese armas iba por el recorrido de la procesión lanzando tiros al aire, con gran estruendo y alboroto. Estas costumbres se erradicaron con multas económicas y penas de excomunión a finales del siglo XVIII.

En todos los pueblos se conservan coplas dedicadas a san Sebastián. Sirvan estas de Poyales del Hoyo como ejemplo:

San Sebastián bendito,
Tú que andas por las eras.
Échanos la bendición,
Con tu manita de cera.
San Sebastián bendito,
Tú nos traes las perrunillas,
Y a los mozos traes las perras,
Y a las mozas la gaitilla.
San Sebastián bendito,
Hijo de una costurera,
Tienes los calzones rotos,
Y la pilililla fuera.

En Cuevas del Valle, la fiesta la celebraba y costea en el barrio donde está su ermita. Se hacía misa y procesión entorno a la ermita, y bajo los soportales de dicho barrio de San Sebastián los vecinos repartían a quienes se acercaban vino, limonada y dulces tradicionales.

En Villarejo del Valle la fiesta cada año la costea y organiza un barrio de la villa, invitando a todos lo que se acercan hasta el a dulces, vino y limonada.

Fiestas de invierno (8 al 11 de Febrero)

Fiestas en honor a Santa Apolonia. El día 9 hay procesión con subasta de banzos y vítor.

El día 9 de febrero se celebran en Cuevas del Valle las fiestas patronales de la Virgen de las Angustias y el día 10, el día de Santa Apolonia la Chica.

Las fiestas duran cinco días, con las vísperas, bailes, encierros taurinos, etc. El día 9 sale la imagen de la Virgen en procesión por las calles principales de la hermosa localidad barranqueña, desde su ermita a la parroquia, y por la tarde hay otra misa y procesión para devolver la imagen de la iglesia parroquial a su ermita.

Tras subastar los banzos daba comienzo el convite que el mayordomo ofrecía a todo el mundo consistente en vino, limonada y dulces tradicionales, así como el desayuno de los curas, a base de chocolate con bizcochos.

Al caer la noche, los hombres montados en sus mejores caballerías, se juntaban a la puerta de la iglesia para dar comienzo al Vítor en honor a Ntra. Sra. de las Angustias.

La comitiva se iba parando en aquellas puertas donde hubiera luminarias encendidas, y allí cantaban las décimas dedicadas a la Virgen y que solían hacer alusiones al barrio.

La fiesta terminaba el día 11 con una misa por las almas de todos los difuntos del año.

Fiestas de la Virgen de las Angustias (9 de Febrero y 11 de Julio)

Sus fiestas patronales son en honor a la Virgen de las Angustias el 9 de Febrero con 4 días de fiesta y el 11 de Julio, con 5 días de fiesta taurina, orquesta, degustación de postres típicos.

En las fiestas se canta por las calles del pueblo hasta altas horas de la madrugada animando así a la población a unirse a la diversión con cantares populares como "Dime donde vas Morena"..., "Este es el Llano tio Rute", etc.


Día del hornazo (Domingo de Resurección)

Celebración del Domingo de resurrección. Ese día se va al campo con amigos o familiares, donde se come la merienda y el hornazo, un dulce hecho con aceite, harina y huevo.

Fiestas de verano (10 al 14 de Julio)

Fiestas en Honor a la Virgen de las Angustias, patrona de la localidad. El día 11 hay procesión con subasta de banzos.


Fiestas en honor a San Roque y Nuestra Señora de la Asunción (11 de Julio)

El día 11 de julio Cuevas del Valle, celebra las fiestas patronales en honor a su patrona la Virgen de las Angustias.

Para los cobacheros esta fiesta suponía una semana de descanso en medio de una época de muchas labores agropecuarias.

Cuentan que hubo un tiempo en el que los hacendados del lugar lograron trasladar la fiesta al 15 de septiembre (fecha en la que se celebra en toda España dicha festividad de las Angustias) y aunque lograron cambiar las fiestas uno o dos años, no tuvieron éxito, volviendo a celebrarse la fiesta en el mes de julio.

La fiesta empieza la víspera por la tarde cuando se va a por la Virgen a su ermita.

Antiguamente la Virgen permanecía en la iglesia parroquial hasta el día de Santiago, el 25 del mismo mes, sacándola hasta esa fecha todos los domingos en procesión, desde la iglesia hasta la plaza Vieja.

Al finalizar cada procesión se subastaban los banzos y las posibles ofrendas. El día de fiesta mayor, el 11, tras la misa y procesión se invitaba a todos los asistentes a vino, limonada y dulces tradicionales, al son de los bailes de los gaitilleros y o guitarreros locales. Al segundo y tercer día tenían lugar los festejos taurinos.

Actualmente se celebran diferentes actos, siendo una de las fiestas más animadas del Barranco de las Cinco Villas, en el Valle del Tiétar.

El Vitor (Noviembre)

Es una espectacular procesión protagonizada por jinetes a lomos caballos, presididos por aquel que porta el estandarte y seguidos de peatones. En él se quiere ensalzar alguna acción gloriosa, que suele ser de índole religiosa.

Todos los pueblos del Barranco celebran al menos un vítor al año, para honrar a su patrón o patrona.

Tiene lugar dentro del programa de fiestas, siempre envueltos en la magia de la noche, cuando el fuego sirve para iluminar el camino e indicar las paradas.

Además de los puramente religiosos, los quintos solían celebrar un vítor para relatar las aventuras de la Semana de Quintos.

La procesión del vítor suele empezar en la plaza del pueblo o la iglesia. Allí, la persona que porta el estandarte, a lomos de un caballo, recita unos versos aludiendo al pueblo, a santos o vírgenes. A partir de ahí comienza la procesión por el pueblo, que se detendrá en cada una de las lumbres que encuentre en el camino. Cada vez que para se volverá a recitar.

Los participantes aguardarán en sepulcral silencio hasta que termine, para gritar al unísono “vítor”. Sin ninguna duda, el más impresionante de los vítores barranqueños es el que se celebra en San Esteban del Valle en honor a San Pedro Bautista. Su peculiaridad, así como la devoción de los vecinos le han convertido en fiesta de interés turístico regional.

Fiestas del Calbote (Noviembre)

Se celebra el primer o segundo sábado de noviembre, cercana a la Calbotada. Es una fiesta de origen reciente.

En ella se asan castañas en la plaza de toros, para todos los que quieran acudir a degustarlas. Y, para beber, se ofrece angélica a todos los asistentes.

Al final de fiesta, se va en ronda por las calles del pueblo.

La Calbotada (1 de Noviembre)

También se le llamaba día de las ánimas del purgatorio o de Todos los Santos.

En todos los pueblos de la comarca de la Vera Alta se celebra la curiosa fiesta de la Moragá o la calbotá. Es la fiesta para recordar y dar culto a los muertos familiares, prestando especial atención a aquellas almas que por algún motivo hubiesen quedado atrapados entre este mundo y el del más allá.

Es una tradición pagana que aún persiste en una sociedad eminentemente agropecuaria que ha mantenido ciertos ritos ancestrales. Todo parte de la conciencia de la “otra vida”, de la concepción tradicional de la vida tras la muerte por parte de los veratos serranos. En esta tierra abundan las leyendas mitológicas en las que seres sobrenaturales y animales fantásticos conviven con ellos.

Tradicionalmente el paraíso de los Veratos Serranos se ha concebido como un lugar similar al hogar y entorno terrestre, más bonito y cómodo, en el que se reunirían todos los familiares fallecidos y viviendo eternamente felices junto a Dios. Pero en algunos casos por el comportamiento en vida del difunto o el maleficio de alguna bruja, algunas almas se quedan atrapadas entre esta vida y la muerte, vagando eternamente sin encontrar el descanso e incordiando y entrometiéndose en las cosas de los vivos, perturbándolos hasta la locura e incluso hasta la muerte, sin cesar de aterrorizarlos hasta que el espíritu incordión encuentre la forma de descansar eternamente en el otro mundo.

Tal es así que para facilitar el viaje al otro mundo cuando alguien fallecía era expuesto en su casa para velarle pero se le daba la vuelta a una teja del tejado, que recibe el nombre de “teja revolvedera”, por la que el espíritu del difunto o difunta pueda entrar y salir de la casa hasta que por fin encuentre el camino al otro mundo, que solía durar nueve días, tiempo en el que en el lugar donde se veló el cadáver se ilumina constantemente con una vela o lamparilla de aceite, para que el difunto encuentre la luz.

Tradicionalmente se celebra de la siguiente forma; por grupos de familiares y o amigos se reúnen y llevando vino nuevo de hogaño y castañas en abundancia, con algo de cerdo para asar a la brasa y pan, se dirigen en alegre compañía a un punto de los montes y fincas que rodean los pueblos de la comarca lejos de los hogares. Allí juntan leña y entre bromas y cantares pasan el día lo mejor posible bebiendo vino. Al atardecer se recogen “brazadas de jaugos” (hojas de pino secas que dependiendo de cada localidad reciben diferentes nombres, como por ejemplo en Guisando que a las hojas secas del pino las llaman agujuos).

Se coloca una capa de jaugos sobre el suelo en los rescoldos de la hoguera, se coloca otra de castañas encima, y encima otra de jaugos y así hasta que se queden sin castañas para asar. Lentamente, a medida que el sol declina, se asan las últimas castañas que previamente han sido rajadas para evitar que revienten, aunque siempre se dejan algunas sin rajar para que exploten asustando a los comensales más tragones. Antes de que la oscuridad se adueñe de los campos regresan todos a sus casas, donde se lavan la cara y manos tiznadas- en muchos casos intencionadamente- mientras que las campanas no cesaban de tocar toda la noche “a difunto”. Aquella noche se escuchaban las leyendas que aseguraban que los muertos indicaban a los vivos limpios de corazón el escondrijo de un gran tesoro.

En esa noche todas las puertas y ventanas quedaban firmemente cerradas y a nadie se le olvidaba dejar las tijeras o tenazas de la lumbre abiertas en forma de cruz sobre las ascuas de la lumbre para que no entrase ningún ánima por la chimenea. Tras las ventanas y puertas se colgaban ramitas de laurel, olivo y romero del domingo de Ramos o ramitas de romero y tomillo recogidas en la procesión del corpus o en las luminarias. Del techo se colgaban haces de ramas de Aceres o arce común, para impedir la entrada de ningún mal. Si en la casa había una teja Revolvedera esta se volvía a colocar bien para impedir que nada ni nadie entrara por el tejado a su casa, volviéndola a revolver a la mañana siguiente. La fiesta y la alegría del día se trocaba en angustia y miedo por la noche cuando el sol dejaba paso a la tiniebla brumosa y fría del mes de noviembre en esta tierra de Gredos.

Durante las horas en las que no hay luz del sol no se podía salir a la calle ni mucho menos lejos al campo, acechaban todo tipo de males y demonios y lo que es peor la Santa Compaña.

Por la noche las mujeres solían encender lamparillas de aceite y rezar largas oraciones, rosario en mano, mientras que las campanas no cesaban toda la noche de dar su lúgubre nota. En algunas localidades había la costumbre durante esa noche de ir cada vecino a tocar la campana por “los suyos”, se formaban largas filas y se iban turnando, pues se creía que por cada campada que dieran sacarían del purgatorio a alguno de sus familiares fallecidos. Las horas de mayor frío en la madrugada solían ser los quintos cargados de castañas y vino los que pasaban toda la noche tañendo a muerto, para aguantar el frío intenso hacían lumbres en los campanarios dando al las torres de los templos un aspecto poco usual.

Actualmente la fiesta se sigue celebrando, aunque la mayoría de la gente sale al campo por la tarde, dejando la mañana para visitar el cementerio y embellecer las tumbas y nichos familiares.

El día del árbol

La asociación Amigos Naturalmente organiza este día festivo cuyo objetivo principal es la sensibilización ambiental.

Normalmente se plantan en lugares donde ha habido un incendio o en lugares deforestados.

Como complemento festivo, se hace una comida comunitaria de patatas acompañados de música popular.

Jornadas Micológicas

El grupo Amigos Naturalmente organiza, desde hace más de diez años, una jornada dedicada a la seta en el mes de octubre.

Se comienza el día degustando unas migas en el parque y después se sale al campo a recolectar.

Al final de la tarde se organiza una exposición con los ejemplares recolectados.
  Municipios   Arte y Cultura   Eventos   Gastronomテュa   Alojamiento   Empresa de Turismo Activo   Naturaleza
Indicaciones de la ruta
Desde: Hasta:
Fotos del municipio
Monumentos
Naturaleza
Tours Virtuales
Ermita de San Sebastiテ。n (I)
Ermita de San Sebastiテ。n (II)
En caso de no ver correctamente el tour virtual descargue el plugin Java
 
volver
 
 
Gif App TurismoAyuntamiento de テ」ilaPlan de Competitividad Turismo Activo Sierra de Gredos Valle de Iruelas (PCTA Gredos-Iruelas)Time PymePOCTEPDiputaciテウn Provincial de テ」ila