Buscador de Municipios

 
El Tiemblo
 
 ImprimirEnviar a un amigo
 

Cerro Guisando (El Tiemblo) :: Monasterio de San Jerónimo
Comarca: Valle del Alberche / Tierra de Pinares
Extensión: 75 km2
Habitantes: 4442
Altitud: 689 m.
Dist. a Ávila: 45 km.
Gentilicio: Tembleño
Dir.: Plaza de Espaテアa, 1 C.P.:05270
Tel.: 918625002
Visita nuestra web Visita nuestra web
Ávila Azul
 
Consumo energético bruto MWh/hab-año: 13,00
Emisiones brutas de CO2 t CO2 eq/año-hab: 5,10
Producción de energías renovables MWh/año-hab: 0,03
Emisiones netas de CO2. kgCO2/hab-año: 5,08
Está situado al sur de la provincia de Ávila, en el extremo oriental de Gredos. Su población supera la cifra de 4.000 habitantes y se encuentra a 45 km de Ávila y a 91 km de Madrid. Es un lugar privilegiado, rodeado de pinares, paisajes adehesados, huertas y valles de exuberante vegetación como Iruelas o el Castañar.
Descripciテウn ampliada
En sus inmediaciones se encuentran el cercado de los Toros de Guisando, los restos del monasterio de San Jerónimo y los restos de la venta juradera en que la infanta Isabel fue reconocida por su hermano Enrique IV en 1468 como princesa de Asturias y primera y legítima heredera del reino de Castilla.

En su entorno nacen numerosos manantiales y corren arroyos y gargantas que vierten sus aguas al Alberche.

Puentes, caminos, ventas, edificios de carácter singular y monumentos como el monasterio de San Jerónimo o los restos de la venta o el cercado de los Toros de Guisando dan testimonio de su importancia histórica.

Teléfonos de interés
 
Ayuntamiento
Plaza de España, 1
Tel.: 918625002 / 918627266
Fax: 918627243

Policía Municipal
Tel.: 918627450 / 666407026

Guardia civil
Tel.: 918 625 027


Centro de Salud
Tel.: 918625263 / 666407025

Cruz roja
Tel.: 633 303 231

Protección civil
Tel.: 666 407 022
Otros datos de interテゥs
           HORARIOS DE AUTOBUSES DESDE AVILA
  • Salidas a las 12,00 - 13,30 y 16,00  ( Lunes a Jueves laborales ).
  • Salidas a las 12,00 - 13,30 y 17,30  ( Viernes laborales ).
Dテウnde comer
Dテウnde dormir
CTR Valdepalomas
CTR Valdepalomas
La Casa Rural Valdepalomas esta construida con materiales nobles (piedra y madera), en perfecta combinación y armonia con la naturaleza y el medio ambiente, es el lugar idóneo para disfrutar de unos días de descanso o para...
ver mテ。s
El Arca de Noe
Hotel Rural el Arca de Noe

El Hotel Rural el Arca de Noe es un establecimiento pequeño, cariñoso, coqueto, donde es importante el detalle, el contacto cercano y amable con nuestros clientes, satisfacer pequeños y grandes deseos.

 

ver mテ。s
Hotel Restaurante Toros de Guisando
ver mテ。s
Casa de Labranza Las Viテアas
ver mテ。s
Turismo Activo
Logo fuente caballos
Fuente caballos ( Educa Rural S.L. )
 El Centro Hípico “Fuente Caballos” es una división de la empresa educativa “Educarural, S.L”, entidad dedicada a la enseñanza en ámbitos rurales. 
ver mテ。s
Arte y Cultura
Monumentos
  • El monasterio de San Jerónimo de Guisando tiene su origen en 1375, cuando se incorporan a la orden de San Jerónimo un grupo de anacoretas que vivían en cuevas en la falda de la montaña. En el siglo XVI se construyó el monasterio en estilo renacentista y en él pasó alguna temporada de descanso el rey Felipe II. Sólo quedan algunos capiteles y varias galerías de uno de los claustros.
  • Los cuatro toros de piedra, alineados uno junto a otro, que se encuentran en el cercado donde estuvo la venta juradera, representan, sin duda, una de las mejores manifestaciones de la cultura de los vetones.
  • La venta juradera en que la infanta Isabel fue reconocida por Enrique IV princesa de Asturias y primera y legítima heredera de Castilla está situada a los pies del cerro de Guisando.
  • Restos del antiguo horno de vidrio que establecieron los monjes junto a la venta en el siglo XV.
  • El antiguo pozo de la nieve. Entre el pico de Traviés y la Encinilla está el antiguo pozo de la nieve, construcción de piedra cuya finalidad era la de almacenar nieve y conservarla para utilizarla en tiempos de calor.
  • La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción fue construida en el siglo XVI. A los pies se eleva la torre de piedra de sillería. La capilla mayor está cubierta con bóveda de crucería al igual que el crucero. A los pies se eleva la torre de piedra de sillería, formada por tres cuerpos diferenciados por cornisas, en el superior de los cuales se abren los huecos dispuestos para las campanas. Las cornisas y arquivoltas de los arcos del exterior están adornadas con bolas. El interior consta de tres naves separadas por arquerías achaflanadas que descansan sobre robustas columnas cilíndricas y cubiertas por armadura de par y nudillo lisas. La capilla mayor, ochavada, del siglo XVI, en que interviene Lucas Giraldo, está cubierta con bóveda de crucería al igual que el crucero. En su interior se pueden contemplar varios retablos barrocos del siglo XVIII distribuidos por la capilla mayor y las naves laterales.
  • La Ermita de San Antonio de Padua, de época barroca, muestra una hermosa cúpula, rodeada de ocho pináculos de forma octogonal, con vidrieras, y coronada por un cuerpo piramidal y cruz de hierro. La Ermita de San Antonio de Padua, de época barroca, es una de las primeras levantadas en honor del dicho santo. Destaca su fachada principal, rematada por el campanario y precedida de un espacio rodeado por balaustrada de granito, y su cúpula, rodeada de ocho pináculos de forma octogonal, con vidrieras, y coronada por un cuerpo piramidal y cruz de hierro. En el interior se encuentra la imagen de San Antonio de Padua, patrón de El Tiemblo.
  • El Ayuntamiento fue construido en el siglo XVIII, en el reinado de Carlos III. De carácter neoclásico, tiene en el exterior siete arcos de piedra de sillería, dos laterales y cinco en la fachada principal, que descansan sobre robustos pilares cuadrangulares.
  • El horno de tinajas. Tiene el pueblo interesantes testimonios de arquitectura tradicional y en la zona llamada el Castillo se conserva el horno de tinajas de vino, construido en el siglo XIX. En él se cocían las tinajas que se vendían después en las provincias de Toledo y Ciudad Real.
  • Las escuelas graduadas y la plaza de toros son obras de la primera mitad del siglo XX.
  • En el término existen multitud de lugares de un importante valor histórico y cultural. En el término existen multitud de lugares de un importante valor histórico y cultural. Entre otros, además de los citados, merecen ser destacados: la venta de la Tablada, aproximadamente a dos kilómetros de la venta de los Toros de Guisando, en la Cañada Real Leonesa Oriental; los puentes - puente Pasil y puente de la Casilla- de la garganta de la Yedra; el Charco el Cura, embalse sobre el Alberche, de 2 km de longitud sobre el río, que se utiliza para obtener electricidad y para riego; los restos de la mina “la Dudosa”; y la casa de San Gregorio, en proceso de ruina, en el camino al Castañar, en cuyo entorno ajardinado se celebra en la actualidad la empanada del lunes de Pascua de Resurrección que antes se celebraba en el Cerro de Guisando.
Fiestas y Tradiciones
Fiestas
Carnavales (Febrero)

El primer día de carnaval es el viernes ya que, de una idea primitiva del Colegio Público Toros de Guisando, donde se a unido posteriormente el Colegio Santísima Trinidad, se celebra durante el mediodía el "Carnaval Infantil" donde los niños de ambos Colegios desfilan al son de la música alrededor de la Plaza de España. Al finalizar, todos los niños son obsequiados por parte del Ayuntamiento con una bolsa de golosinas.

Además de los días tradicionales, domingo, lunes y martes de carnaval, se ha añadido el sábado y se ha recuperado el Domingo de Piñata, aunque ya no conserva las costumbres propias de su celebración.

En los últimos años se celebran concursos de carrozas, comparsas, trajes regionales y jotas.

El baile se hace en la Plaza amenizado por la Banda Municipal, alrededor de la cual bailan el «rondón» los disfrazados.

El Sábado anterior al domingo de Piñata se celebra el Carnaval Interprovincial donde están invitados a desfilar los municipios cercanos que así lo deseen, participando así en el concurso con importantes premios.

El Ayuntamiento reparte vino, limonada, mantecados y sequillos.

Corpus Christi

En este día, El Tiemblo adorna sus balcones y ventanas con colchas y mantones para celebrar la tradicional procesión, a semejanza de la mayoría de los pueblos españoles.

El suelo de las calles se cubre de cantueso, para alfombrar el paso de la Custodia.

Día de la Empanada (Lunes de Pascua de Resurrección)

Romería popular, celebrada el lunes de Pascua de Resurrección y la más antigua de las fiestas tembleñas.

Consiste en una reunión de vecinos (antiguamente en el Cerro de Guisando y desde hace unos años en San Gregorio), en la que se celebra comida y merienda campestre, generalmente a base de chuletas de cordero, tortilla y torrijas. No falta el vino.

Fiestas de San Antonio de Padua (del 12 al 15 de Junio)

Tienen lugar los días 12, 13, 14 y 15 de junio. Son de destacar las corridas de toros, que se complementan con los tradicionales «desencajonamientos».

El programa se completa con diversas actividades culturales, folclóricas y deportivas. Hay que apuntar en los últimos años la importante participación de las peñas, el grupo de San Antonio y la Banda de Música.

También se celebran durante los días 12, 13 y 14 de Septiembre. Originariamente fundamentadas en la compra y venta de ganado. En la actualidad consiste en una procesión y misa del día 13, con participación numerosa de toledanos y madrileños, que asisten atendiendo a una devoción que se remonta a lejanos tiempos.

Calbotada (Noviembre)

También se le llamaba “día de las ánimas del purgatorio” o de Todos los Santos. En todos los pueblos de la comarca de la Vera Alta se celebra la curiosa fiesta de “la Moragá” o “la calbotá”. Es la fiesta para recordar y dar culto a los muertos familiares, prestando especial atención a aquellas almas que por algún motivo hubiesen quedado atrapados entre este mundo y el del más allá.

Es una tradición pagana que aún persiste en una sociedad eminentemente agropecuaria que ha mantenido ciertos ritos ancestrales. Todo parte de la conciencia de la “otra vida”, de la concepción tradicional de la vida tras la muerte por parte de los veratos serranos. En esta tierra abundan las leyendas mitológicas en las que seres sobrenaturales y animales fantásticos conviven con ellos.

Tradicionalmente el paraíso de los Veratos Serranos se ha concebido como un lugar similar al hogar y entorno terrestre, más bonito y cómodo, en el que se reunirían todos los familiares fallecidos y viviendo eternamente felices junto a Dios. Pero en algunos casos por el comportamiento en vida del difunto o el maleficio de alguna bruja, algunas almas se quedan atrapadas entre esta vida y la muerte, vagando eternamente sin encontrar el descanso e incordiando y entrometiéndose en las cosas de los vivos, perturbándolos hasta la locura e incluso hasta la muerte, sin cesar de aterrorizarlos hasta que el espíritu incordión encuentre la forma de descansar eternamente en el otro mundo.

Tal es así que para facilitar el viaje al otro mundo cuando alguien fallecía era expuesto en su casa para velarle pero se le daba la vuelta a una teja del tejado, que recibe el nombre de “teja revolvedera”, por la que el espíritu del difunto o difunta pueda entrar y salir de la casa hasta que por fin encuentre el camino al otro mundo, que solía durar nueve días, tiempo en el que en el lugar donde se veló el cadáver se ilumina constantemente con una vela o lamparilla de aceite, para que el difunto encuentre la luz.

Tradicionalmente se celebra de la siguiente forma; por grupos de familiares y o amigos se reúnen y llevando vino nuevo de hogaño y castañas en abundancia, con algo de cerdo para asar a la brasa y pan, se dirigen en alegre compañía a un punto de los montes y fincas que rodean los pueblos de la comarca lejos de los hogares. Allí juntan leña y entre bromas y cantares pasan el día lo mejor posible bebiendo vino. Al atardecer se recogen “brazadas de jaugos” (hojas de pino secas que dependiendo de cada localidad reciben diferentes nombres, como por ejemplo en Guisando que a las hojas secas del pino las llaman agujuos).

Se coloca una capa de jaugos sobre el suelo en los rescoldos de la hoguera, se coloca otra de castañas encima, y encima otra de jaugos y así hasta que se queden sin castañas para asar. Lentamente, a medida que el sol declina, se asan las últimas castañas que previamente han sido rajadas para evitar que revienten, aunque siempre se dejan algunas sin rajar para que exploten asustando a los comensales más tragones. Antes de que la oscuridad se adueñe de los campos regresan todos a sus casas, donde se lavan la cara y manos tiznadas- en muchos casos intencionadamente- mientras que las campanas no cesaban de tocar toda la noche “a difunto”. Aquella noche se escuchaban las leyendas que aseguraban que los muertos indicaban a los vivos limpios de corazón el escondrijo de un gran tesoro.

En esa noche todas las puertas y ventanas quedaban firmemente cerradas y a nadie se le olvidaba dejar las tijeras o tenazas de la lumbre abiertas en forma de cruz sobre las ascuas de la lumbre para que no entrase ningún ánima por la chimenea. Tras las ventanas y puertas se colgaban ramitas de laurel, olivo y romero del domingo de Ramos o ramitas de romero y tomillo recogidas en la procesión del corpus o en las luminarias. Del techo se colgaban haces de ramas de Aceres o arce común, para impedir la entrada de ningún mal. Si en la casa había una teja Revolvedera esta se volvía a colocar bien para impedir que nada ni nadie entrara por el tejado a su casa, volviéndola a revolver a la mañana siguiente. La fiesta y la alegría del día se trocaba en angustia y miedo por la noche cuando el sol dejaba paso a la tiniebla brumosa y fría del mes de noviembre en esta tierra de Gredos.

Durante las horas en las que no hay luz del sol no se podía salir a la calle ni mucho menos lejos al campo, acechaban todo tipo de males y demonios y lo que es peor la Santa Compaña.

Por la noche las mujeres solían encender lamparillas de aceite y rezar largas oraciones, rosario en mano, mientras que las campanas no cesaban toda la noche de dar su lúgubre nota. En algunas localidades había la costumbre durante esa noche de ir cada vecino a tocar la campana por “los suyos”, se formaban largas filas y se iban turnando, pues se creía que por cada campada que dieran sacarían del purgatorio a alguno de sus familiares fallecidos. Las horas de mayor frío en la madrugada solían ser los quintos cargados de castañas y vino los que pasaban toda la noche tañendo a muerto, para aguantar el frío intenso hacían lumbres en los campanarios dando al las torres de los templos un aspecto poco usual.

Actualmente la fiesta se sigue celebrando, aunque la mayoría de la gente sale al campo por la tarde, dejando la mañana para visitar el cementerio y embellecer las tumbas y nichos familiares.

La tradición asigna una merienda de chocolate con churros y el asado de los “calbotes” (castañas) que da nombre a la fiesta.
Tテゥrmino municipal: Pedanテュas y Anejos
El término municipal de El Tiemblo está formado por las localidades de:
  • El Tiemblo
  • Cerro de Guisando
  • La Atalaya
  • Poblado de Burguillo
  • Puente Nuevo
  Municipios   Arte y Cultura   Eventos   Gastronomテュa   Alojamiento   Empresa de Turismo Activo   Naturaleza
Indicaciones de la ruta
Desde: Hasta:
 
volver
 
 
Gif App TurismoAyuntamiento de テ」ilaPlan de Competitividad Turismo Activo Sierra de Gredos Valle de Iruelas (PCTA Gredos-Iruelas)Time PymePOCTEPDiputaciテウn Provincial de テ」ila